Destacar entre la multitud siempre ha sido un reto y más todavía si hablamos de marcar la diferencia entre las millones de publicaciones que se comparten a diario en nuestras redes sociales favoritas. Sin embargo y a pesar de su dificultad, generar contenidos de calidad y originales es una meta que debemos alcanzar si queremos mejorar nuestra imagen de marca en la red y distinguirnos de otras empresas y creadores de contenido.

El marketing de contenido o content marketing es una estrategia que tiene como cometido crear publicaciones valiosas y de calidad, no puramente comerciales. Y, siempre, con la creatividad como bandera para atraer el interés de nuestro público objetivo (también conocido como buyer persona) y establecer una relación a largo plazo.

Cuando afirmamos que es importante crear contenido valioso y de calidad para la audiencia, no solo nos referimos a esa publicación que habla sobre nuestra marca, sino que nos referimos a que vaya un paso más allá y permita obtener una experiencia o un beneficio, cualquiera que sea este. El paradigma de contenido enriquecedor y beneficioso más común y en el que primero pensamos son los sorteos o concursos. Pero también hablamos de posts que, aunque no aludan a nosotros directamente, digan mucho de cómo pensamos y qué ofrecemos. Nos referimos, por ejemplo, a compartir una infografía de una receta propia si somos un restaurante o enviar a nuestros suscriptores una newsletter con algunos trucos imprescindibles para decorar nuestro hogar si somos una empresa de diseño.

Pero, como negocio, ¿qué es exactamente lo que logramos con la publicación regular y seria de contenido de calidad?

En primer lugar y más importante: ganamos presencia y mejoramos nuestra credibilidad en la red. Si realizamos publicaciones con cierta frecuencia, con valor añadido y con criterio, nos servirá para mostrar cómo somos y cómo trabajamos, además de atraer a nuevos usuarios de redes y mejorar nuestra credibilidad en las mismas. 

Además, también nos ayudará para dar a conocer nuestra marca sin resultar molestos y diferenciarnos de la competencia. 

Por otro lado, al igual que sucede con todos los vínculos, las relaciones con nuestro público hay que cuidarlas. A través de publicaciones de calidad y regulares conseguiremos acercarnos a ellos y también a ese ansiado feedback, tan importante en los medios sociales. Y recuerda que también es importante ofrecer lo que la audiencia nos pide, adaptándonos, dentro de unos parámetros, a sus intereses, gustos y exigencias.

Ahora tal vez te estés preguntando cómo lograr ese contenido de calidad y algunos de los consejos que podemos darte son: 

    1. Publica dentro de tus posibilidades. Es mejor que publiques menos y sean contenidos de calidad, que mucho y resultar molesto e invasivo con la audiencia.
    2. Las dos C: crítica y creatividad. Atrévete a arriesgar y a reconocer tus errores para poder corregirlos. 
    3. Cercanía. Aproxímate a tu audiencia directamente con tu contenido a través de los canales más adecuados.

En definitiva, esos contenidos que publica una marca y que en ocasiones pueden parecen dejados al azar, forman parte de un entramado muy meditado que pretende construir, mantener y mejorar nuestra imagen de marca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario