Guía básica para entender y hablar el idioma de las redes sociales

Guía básica para entender y hablar el idioma de las redes sociales

Las redes sociales pueden ser un mar de conocimiento para sus navegantes, pero también un océano infinito de dudas si no comprendemos algunos de los conceptos o funcionalidades más básicas. ¿Hashtag? ¿Retuit? ¿TBT? Parece que para usar las plataformas digitales necesitamos tener un diccionario a nuestra vera para traducir toda esta enredadera terminológica, pero entender y hablar el idioma digital es mucho más fácil de lo que pueda parecer.

En muchas ocasiones, las palabras que definen las funciones o contenidos con las que cuenta una red social son un calco del inglés, por lo que puede ser un poco más complicado para quien no domina la lengua anglosajona. Nada más lejos de la realidad, para ser (o al menos, parecer) un experto navegando por la red, estos son algunos de los conceptos más básicos que necesitas conocer: 

  1. Hashtag. La almohadilla (#) es mucho más que un botón en el teclado de tu teléfono. También denominado hashtag, se utiliza como herramienta para identificar, organizar y agrupar contenido, a modo de etiqueta (tag). Por ejemplo, si subimos una foto con el hashtag #EntreNós a Facebook, Instagram, Twitter o cualquier otra red social, todas las publicaciones con esta etiqueta aparecerán juntas y serán mucho más fáciles de localizar. Se podría decir que es un álbum digital de las fotos con el contenidoque más nos interesa.
  2. Stories. Tras el hashtag tal vez sea uno de los conceptos más importantes en la actualidad. Vieron la luz por primera vez en Snapchat, alcanzaron la fama en Instagram y ahora han colonizado prácticamente todas las redes y aplicaciones. Las stories son contenido gráfico, generalmente fotografías o creaciones originales, que se puede compartir durante un período de 24 horas. Una vez pasa un día, desaparecen. Permiten mostrar el lado más cercano, humano y creativo de un usuario, negocio o marca y, debido a su caducidad, suelen provocar la necesidad de consumir cada vez más, y con mayor urgencia, este producto.
  3. Retuit. Este término procede del mundo de Twitter. Es algo así como copiar y pegar un contenido que nos ha gustado de esta red en nuestro feed (nuestro perfil o muro). Sería lo mismo que compartir una publicación en Facebook, por ejemplo.  
  4. DM. Estas siglas hacen referencia a un mensaje directo (Direct Message) y se suele referir a Instagram.
  5. Influencer y colaboraciones. Los influencers son creadores de contenido con gran popularidad y reconocimiento en diferentes plataformas digitales. Muchos negocios han sabido aprovechar este poderoso escaparate para sus productos y ha nacido una relación de simbiosis entre ellos: las colaboraciones, patrocinios o #Ad. En general, los creadores digitales suelen enseñar los productos de una marca en sus redes para darle publicidad a cambio de una compensación. 
  6. Fake news. Si eres de los que comparten “por si acaso” esas cadenas de WhatsApp que gritan en cada línea de texto que son falsas, este punto es para ti. Las fake news son algo así como un bulo, una mentira extendida y tomada como verdadera, que se catapulta y encuentra su espacio en diferentes medios de comunicación, entre ellos, las redes sociales. 
  7. Cookies. ¿Cuántas veces habremos clicado en el botón de “aceptar cookies” sin apenas mirarlo y sin saber realmente para qué sirven? Son archivos de datos que se crean cada vez que entramos en una página web. En esencia, recopilan información sobre nuestro compartamiento como usuario para luego “personalizar” nuestra experiencia en Internet. Esta personalización puede ir desde anuncios adaptados a nosotros y nuestras búsquedas hasta la memorización de una contraseña para el inicio de sesión.

Está claro que la red tiene su propia jerga, un idioma universal que nos permite comunicarnos con usuarios que se encuentran a miles de kilómetros e incluso con culturas muy diferentes a la nuestra. Y es todavía más evidente cuando escuchamos siglas como DM, LOL o TBT, que solo tiene cabida, en principio, en el universo digital. 

  1. Meme, sticker y GIF. Son de los contenidos audiovisuales más populares. El primero, es una imagen, generalmente con texto, de la que nos reímos porque nos sentimos identificados o la relacionamos con algún ámbito de comportamiento o cultural próximo a nosotros. El sticker es una ilustración de un personaje que representa alguna emoción o acción y que se utiliza en chats de las diferentes redes sociales. Es similar a los emojis o emoticonos. Y, por último, el GIF es una secuencia de imágenes consecutivas que se repiten en bucle, creando una animación con sonido. 
  2. Siglas populares en #hastags. Como hemos comentado, los hashtags sirven para organizar y reunir el contenido de las redes sociales. Su uso es voluntario, pero tiene ventajas para quien las utiliza. Existen ciertas etiquetas populares en las redes y que pueden resultar confusas por ser siglas de palabras en inglés. Podemos mencionar, por ejemplo: #TBT (Throwback Thursday), es la etiqueta de los nostálgicos. Su traducción literal sería algo así como “retroceso al jueves” y acostumbra reunir, por ejemplo, publicaciones de imágenes de años atrás. #RT se refiere al retuit, del que ya hemos hablado; #LOL (Laughing out Loud) para los posts más graciosos; #TBH (to be honest) para los más sinceros; #Ad, para informar de cuándo un post es una colaboración y #selfie, para los autorretratos.

Con esta guía ya podremos dar el primer paso para nuestra incursión en las redes sociales, pero la destreza en este idioma digital, como es evidente, la adquiriremos con la práctica y uso.